Podemos soñar con un mundo distinto, pero si nuestro mundo interior no cambia, no lograremos la transformación deseada.

A pocos minutos de empezar este 2018, un año, como un ciclo natural de la vida, es una oportunidad para replantearse propósitos y sueños. Cada año que comienza nos llenamos de más listas de deseos, metas y propósitos que en el trayecto de los primeros meses se van quedando estancados por diferentes razones; la más grande de todas, nuestra actitud, el adormecimiento, el vaivén del día a día nos hace perder el enfoque.

Estamos hechos para grandes cosas, para ir y tomar nuestro destino con entusiasmo, llenos de fe y júbilo en estos tiempos de victorias, porque somos seres de luz, hijos de Dios que llevamos bendición en nuestro ser. Es tiempo de despertar y tomar esos sueños para concretar y dar fiel testimonio de lo grandioso que somos y de lo capaces, talentosos, creativos y productivos dones que tenemos en nuestro interior.

Este 2018, que sea el inicio de una vida fecunda, vida en luz y verdad, vida en amor, vida en sabiduría, en salud, en familia, vida en bondad, vida en paz, vida en abundancia. Estamos aquí en este plano para iluminar, para abrir sendas, caminos. Estamos en este plano para irradiar, para contagiar, para encender la llama de los demás, para ayudar, para sembrar bien, para guiar!

Hagamos lo natural y Dios hará lo sobrenatural…

Es hoy el tiempo de viajar, de llegar a niveles diferentes, de la mano de la fe…. creyendo y declarando cada día nuestro tiempo. Tiempo de luz, tiempo universal. Cambiar la actitud para cambiar nuestro mundo. Dicen por allí que el año no cambia nada, que nosotros somos los que debemos cambiar para que el año sea diferente.

Este 2018, no te pongas más excusas, no culpes al pasado, perdónate a vos mismo, libérate de las ataduras del enojo, el resentimiento, la inseguridad, los temores; el resto de tu vida puede ser lo mejor de tu vida! Tener una actitud agradecida va determinar cómo vas a vivir la plenitud.

Vamos a tomarnos el 2018 como vencedores y no como víctimas! Si un sueño muere, soñá otro. Si te derriban, levántate y continúa. Nos pueden derribar en el exterior, pero la clave para vivir en la victoria es aprender cómo levantarnos en el interior.

2018 es una declaración de abundantes bendiciones, hoy estás conectado a tu destino, la gente, las oportunidades correctas llegan. Lo que recibes está conectado directamente con lo que crees.

Vamos a creer, porque somos seres de luz. Hijos de Dios, para transformar, para evolucionar, para, construir!

Hecho esta!

Gracias, gracias, gracias!!!

Anuncios